Calificala como ...
Lunes 28 de Julio de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
JOVEN QUE RECIBIó UN DISPARO
"La batallé como cuando la tuve recién nacida"
Maria Esperanza Fernández narra el camino de recuperación de su hija Sonia Marlén tras resultar herida por un compañero de clases en la Preparatoria UAS Escuinapa
Carolina Tiznado
10-08-2012
 
Sonia Marlén y su madre María Esperanza Fernández.
Fotografía: Cortesía.
ESCUINAPA._ Saber que nacería, la llenó de ilusiones, pero volver a ver nacer a Sonia Marlen a los 17 años es algo que sólo se puede atribuir a un milagro, manifestó Maria Esperanza Fernández Valdez.

"Cuando la veo, sé que existen los milagros… cuando me la entregaron no se movía nada, no sostenía su cabeza, no se podía sentar, tenía que bañarla y darle de comer en la boca, no sabíamos cuáles serían sus secuelas, ahora está bien", dice la madre de la joven que resultó herida por un compañero de clases en la Preparatoria UAS Escuinapa.

Marzo los marcó por el incidente, en un día que sintió que se derrumbaba, pero que también pensó que tenía que ser fuerte para sacar adelante a su hija, de la que no le daban esperanzas de vida y a la que observó dormida durante 15 días.

De nuevo le enseñó a hablar, a caminar, a escribir, en un proceso similar al que vivió después de parirla, de lo cual ya habían pasado 17 años.

"La tengo de vuelta otra vez, la batalle como cuando la tuve recién nacida… los primeros días después de lo que pasó, el doctor me decía que era su paciente más grave, 'bajé' a todos los santos y pedí con mucha fe y supe que todo iba a salir bien", dice con un ánimo renovado al observar a su hija.

Al salir del Seguro Social, la lucha por rehabilitarla inició, y por el médico que la atendía, supo que existía la Asociación Civil "Padres y Compadres" ahí Sonia Marlén inició su camino a la recuperación, a demostrar que las secuelas que le había provocado la bala no le impedirían hacer su vida de nuevo.

"En las terapias a veces lloraba, pero también llegó el momento en que la ponían de ejemplo porque le puso ganas y aquí está caminando de nuevo, si no hubiera estado en "Padres y Compadres", siento que su recuperación también hubiera sido más lenta", señala con orgullo y agradecimiento a la institución.

Sus primeros

'pasitos'

Maria Esperanza explica que su hija caminó a los dos meses de estar en terapia.

Sus primeros pasos en Mazatlán propició que su hermana la abrazará, literalmente sus primeros "pasitos" fueron una fiesta para todos, expresó.

Vivir esa situación como familia también les hizo valorar más a la familia, a los amigos y vecinos que estuvieron cerca siempre, buscando ayudarlos.

Sonia Marlén apenas regresó a casa hace cinco días, pero ya fue a una misa de acción de gracias en su honor y a una reunión de bienvenida organizada por compañeros de preparatoria y sus vecinos.

"Ahora que vaya a la escuela la voy a llevar yo, por lo menos los primeros días, porque aunque parece que ya está bien por completo quiero decirles a sus compañeros que la cuiden, porque aún tiene lastimado su oído izquierdo (por donde entró la bala) y no quiero que la vayan a lastimar", señaló la señora.

'No tengo miedo'

Sonia Marlén regresará el 20 de agosto a la Preparatoria UAS Escuinapa, no tiene temor, sólo ganas de estar de nuevo en el aula compartiendo el tiempo con sus compañeros de clase.

"No tengo miedo ni nada, ya quiero estar en clase, volver, ya me aburrí, son muchos meses que no voy… ya quiero entrar otra vez a la Prepa, quiero salir", expresa la joven.

Lo ocurrido en marzo pasado lo asume como algo grave, aunque hasta cierto punto sin importancia, porque no lo recuerda, no sabe que pasó ese día en su salón de clases, sólo puede decir que sintió un líquido que salía de su oído izquierdo y después sintió que iba desvaneciéndose.

De su compañero de clase, que también era su amigo, no sabe que siente, pero no es coraje, sólo sabe que no quiere volver a ser su amiga, señala tranquila.

Está de acuerdo en que revisen las mochilas y eviten que a alguien más le ocurra lo que le pasó en su salón de clases, pero también considera que ahora tiene que pensar en el futuro y dejar atrás lo ocurrido.

"Para mí no tiene importancia, no me acuerdo de lo que pasó… a veces si lloraba por lo que estaba pasando, pero ahora ya quiero entrar a clases", insistió Sonia Marlén.

 

"Quiero decirles a sus compañeros que la cuiden porque aún tiene lastimado su oído izquierdo y no quiero que la vayan a lastimar".

Calificación
 
Excelente
 
Votos: 5
 
Comentarios: 7
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.06360 segundos