Calificala como ...
Miércoles 17 de Septiembre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
DÍA DEL ÁRBOL
El señor de los árboles
Enrique Flores Islas vive para la vegetación, su casa está rodeada por una gran diversidad de árboles plantados por él mismo y hasta aprendió a leer y escribir para crear una obra documental sobre la flora sinaloense
Cecilia Barrón
11-07-2012
 
Su casa está rodeada de los árboles que siembra para celebrar su matrimonio.
Fotografía: Noroeste /Luis Brito.
 
 
  < anterior
 
MAZATLÁN._ Cada vez que visita la ciudad y observa cómo el crecimiento urbano va acabando con la vegetación del puerto, don Enrique no deja de sentir una profunda tristeza. 

"En el mundo no hay animal tan abusivo como el humano", dice. 

Enrique Flores Islas no tocó la escuela, ni siquiera con un dedo, comenta, pero el amor por la naturaleza lo ha hecho estudiar a los árboles como nadie. 

No porta vestimentas ostentosas, en su casa no existen los lujos, sin embargo, conserva un tesoro alrededor de su vivienda que vale más que el oro y, aunque sus raíces están en Juchipila, Zacatecas, confiesa no tener deseos de regresar a su tierra natal. 

Durante su vida ha plantado más de 100 especies de árboles en su rancho. Por su cariño a la madre Tierra ha escrito un libro titulado Flora Silvestre de Sinaloa. Su Fenología y Relación Ecológica. También trabaja el campo arduamente, tratando siempre de protegerlo y de transmitir el mensaje de su cuidado entre chicos y grandes.

 

"Yo no tenté la escuela ni con el dedo, no había escuela donde yo vivía, aprendí a leer y a escribir ya grande con la necesidad de escribir mis libros; primero me desgreñaba, me costó mucho trabajo. Me puse a investigar árbol por árbol de todo Sinaloa y quisiera conocer una planta que no conozca", comenta orgulloso. 

 

SIEMBRA UN ÁRBOL PARA FESTEJAR

Don Enrique llegó al puerto en compañía de sus ocho hermanos luego de que las tierras de su padre en Zacatecas dejaran de ser fértiles hace más de 50 años. 

"Nos vinimos porque yo quería seguir trabajando la tierra, en el campo y cuando el gobierno dio las tierras a los ejidatarios a nosotros nos tocó el rancho en un arroyo; mi papá hizo trabajar esa tierra hasta que a los campesinos ya no les soltaba nada, entonces nos ofrecieron cambiarnos para acá y aquí estamos; al principio la tierra estaba delgadita, tuvimos que echar el balastre, trabajarle duro y no me quejo, me quejo por la sequía", recuerda mientras mira hacia el horizonte. 

Por el rumbo de Cerritos, frente a la zona hotelera, un camino de terracería se asoma, ese sendero conduce hasta El Rancho El Manantial, lugar donde habita "don Enrique", como le llaman sus más allegados. 

Un lago donde los caballos suelen reposar recibe en la entrada a sus visitantes, luego le sigue una huerta de mangos y justo al final, arriba de un pequeño cerro, se divisa la casa del zacatecano y su esposa, María Guadalupe García Vidaurri, con quien lleva 48 años de casado. 

Para bendecir su matrimonio, en vez de una fiesta, don Enrique prefirió sembrar un árbol frente a su vivienda. 

"Me acuerdo que planté un árbol el día que me casé, es un guamúchil. La gente me pregunta que por qué ha crecido tanto, yo les contestó que porque aquí seguimos nosotros viviendo, y juntos", platica mientras abraza a su esposa.

A sus 77 años, dice sentirse jovial. 

Aún sigue sembrando árboles y plantas junto a su esposa, que a su vez les sirven de alimento, además de atender a los animales. No es extraño ver en su patio corriendo pavorreales, gallinas, iguanas, serpientes, mapaches y hasta ardillas. El Manantial también es su hogar. 

'Toda planta y árbol es importante' 

Por medio de la Secretaría de Educación Pública de Sinaloa ha trabajado con niños proponiéndoles crear una parcela escolar junto a su institución, como una forma de conscientizarlos. 

Para sus seis hijos, para sus 17 nietos y para la población en general, siempre tiene un mensaje que brindar, pidiendo respetar la flora y fauna y regresar a la naturaleza lo que el hombre se ha robado por años. 

"Toda planta y árbol es importante, está cumpliendo con el ecosistema, todo tiene su precio, su valor. Si tumbamos un árbol ya estamos destanteando al ecosistema", lamenta. 

LA CELEBRACIÓN



En México se celebra el Día del Árbol el segundo jueves de julio de cada año, aunque la fecha es internacional.

Antecedentes 

Suecia fue el primero en establecerlo desde el año 1840. 

Cuando los suecos emigraron a Estados Unidos llevaron consigo el respeto a los árboles, su ejemplo sirvió para que, en 1872, Estados Unidos instituyera su Día del Árbol. 

A partir de allí comenzaron a establecerlo los otros países del continente y del mundo. 

En México se celebra el Día del Árbol a partir de un decreto del Presidente Adolfo López Mateos en el año 1959. 


"Aprendí a leer y a escribir ya grande con la necesidad de escribir mis libros. Me puse a investigar árbol por árbol de todo Sinaloa y quisiera conocer una planta que no conozca".

Enrique Flores Islas

Busque mañana: El tesoro verde de Mazatlán 

 

Calificación
 
Excelente
 
Votos: 18
 
Comentarios: 2
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.0563 segundos