Calificala como ...
Martes 22 de Julio de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
"Revientan" protestas sesión en San Lázaro
Ponen manta contra el Presidente y hay un conato de pleito entre diputados
UNIV
04-02-2011
 
Legisladores del Partido del Trabajo muestran una manta en la tribuna de San Lázaro lo que provocó una acalorada discusión que "reventó" la sesión.
Fotografía: UNIV.
MÉXICO (UNIV)._ En la sesión de ayer se levantó el quórum en medio de protestas de diputados del Partido del Trabajo en contra del Presidente Felipe Calderón y de un conato de pleito entre los panistas Manuel Clouthier y Julio Castellanos por asuntos internos de la bancada. 

En la apertura de la sesión, los diputados empezaron un debate en torno a la aplicación del nuevo reglamento interno que, entre otras cosas, pretende obligarlos al buen comportamiento, pero los petistas extendieron una manta en la tribuna en contra del presidente Felipe Calderón, y sus curules los panistas Clouthier y Castellanos se liaron a empujones e incluso este último fue derribado entre las sillas de los diputados. 

La bancada del PAN decidió retirarse de la sesión por el agravio tanto al presidente como a la institución legislativa.

Sobre el conato de pleito con su compañero de bancada, Castellanos explicó que Clouthier estaba molesto porque no se le dio la palabra en la reunión plenaria. 

La manta desplegada por el Diputado Gerardo Fernández mostró una fotografía del presidente Calderón, y en sus leyendas se presentaba una pregunta: "¿Tú dejarías conducir tu auto por un borracho?". 

Los señalamientos derivaron en una discusión violenta en el salón de sesiones, en el retiro de los diputados del PAN, reprobaciones del PRI y PVEM. 

El presidente de la mesa directiva, Jorge Carlos Ramírez Marín, decretó un receso para tratar de solucionar los conflictos internos, pero ante la salida de los panistas y la petición de los priistas de suspender la sesión, tuvo que levantar la reunión de este jueves sin haber ni siquiera tocado un solo tema legislativo 

Ayer el Congreso fue el escenario de confrontación, de pleito y reclamos en la segunda sesión del periodo que abrió el pasado 1 de febrero, para el que las bancadas hicieron promesas de destrabar las reformas prioritarias. Pero lo ocurrido evidenció que nadie está dispuesto a bajar la guardia. 

La sesión inició con un quórum de 410 diputados. Se pretendía desahogar el orden del día, pero en las curules el debate en torno al Reglamento Interno de San Lázaro era un hecho: si ya estaba en vigor o no, si coartaba la libertad de expresión, si limitaría las intervenciones, si es restrictivo para las manifestaciones. El tiempo corrió y en la sesión reinaba el caos. Pocos sabían sobre qué se discutía, los menos ponían atención; lo legisladores más reconocidos daban entrevistas a los medios de comunicación. 

El Reglamento Interno de la Cámara de Diputados pretende regular que los diputados no obstruyan el trabajo legislativo, que se abstengan de hacer manifestaciones ofensivas, abanderen el respeto y la tolerancia, y hasta lo más básico: que asistan a las sesiones y a su trabajo en comisiones. 

Los diputados federales del Partido del Trabajo, quienes al mismo tiempo fueron los más participativos en la integración y revisión del documento, aseguran que sus artículos 8 y 9 son restrictivos, pues determinan que es obligación de los legisladores "permitir la libre discusión y decisión parlamentaria en las sesiones, así como en las reuniones (...) retirar cualquier expresión material que haya utilizado para su intervención en el pleno una vez que haya concluido". 

Es decir: no tomar la tribuna, no reventar sesiones de trabajo y no colocar las tradicionales mantas o cartulinas de protesta en la tribuna legislativa. 



La manta contra Calderón



Así, el reto firme y directo llegó: los diputados del PT encabezados por Gerardo Fernández Noroña, Mario Di Constanzo y Jaime Cárdenas subieron en fila india a la tribuna a desplegar una manta con una foto del presidente Felipe Calderón, y tres preguntas: "¿Tú dejarías conducir a un borracho tu auto? ¿No, verdad? ¿Y por qué lo dejas conducir el país?". 

Los diputados panistas se levantaron de sus curules para reclamar con ofensas las del PT a Felipe Calderón.

"Ya vete mejor a fumar tus 'churros' de mariguana con tu amigo 'El Peje'", le gritó el panista Alfonso Morán a Fernández Noroña. 

El presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, el priísta Jorge Carlos Ramírez Marín, decretó un receso y bajó a hablar con los legisladores del PT, sin éxito. 

En la bancada del PAN, su vicecoordinador, Carlos Alberto Pérez Cuevas, y Francisco Ramírez Acuña calmaban a sus compañeros, que estaban a nada de irse sobre los petistas y arrancarles su manta.

Los reporteros saltaron la barda del balcón desde donde siguen la sesión y corrieron con cámaras y grabadoras al frente del salón de plenos.

El pleito Clouthier-Castellanos



Atrás, en la última fila de curules, dos diputados traían otro pleito. Manuel Clouthier, del PAN, empujó y tiró en las curules a su compañero de bancada Julio Castellanos, quien se levantó y caminó por el lado contrario al del sinaloense, a quien, con todo y ser corpulento, contuvieron para que no llegaran a los golpes. 

El hijo de Maquío y el encargado de las finanzas del blanquiazul en la Cámara baja, tienen rencillas desde hace mucho tiempo. 

Ambos entraron al salón de plenos, se encontraron, no se dijeron nada con palabras, pero las miradas los enfurecieron. Clouthier le buscaba la cara; Castellanos, con un vaso de café en la mano, se erguió y le sostuvo la mirada... digamos que a tres cuartos. 

Castellanos dijo que la molestia de Clouthier fue porque no se le dio la palabra en la reunión previa del PAN a la sesión de ayer. 

"Pero así es Manuel, yo lo entiendo, está enojado", dijo. 

Ramírez Acuña y Pérez Cuevas decidieron que el PAN se retiraría del salón de plenos, pero en eso llegó su coordinadora, Josefina Vázquez Mota, con un vestido sin mangas, acinturado y con el fleco sobre su ojo derecho. 

Ramírez Acuña la tomó del brazo y le dijo: "Vámonos, vámonos, vámonos; no tenemos nada que hacer aquí". Pero a ella, esa "casi" orden, no le gustó, así que zafó su antebrazo y le respondió: "¡No!, primero hablamos con el presidente (de la Mesa Directiva) y después nos vamos". 

En realidad, la bancada panista ya estaba saliendo del salón cuando se dio el reproche de Vázquez Mota. 

Marín reinició la sesión; el PRI pidió suspenderla definitivamente, por no existir las condiciones para trabajar. Así se hizo. 

El presidente de la Mesa Directiva lamentó los hechos.

"Nadie cumple con sus objetivos: para los manifestantes, el hecho de quedar como rupturistas o de que propiciaron que no se realizara la sesión, es negativo, y para los que se sintieron agredidos y ofendidos, pues lo que propiciaron es que hubiera más atención sobre los que se estaban manifestando. Nadie queda bien en este tipo de situaciones", dijo. 

Lo que queda sel show

En San Lázaro, el reproche entre legítimos e ilegítimos, entre buenos y malos, entre los que siempre creen tener la razón, provocó que se quedarán en el tintero los dictámenes en los que se equipararía la trata de personas con el secuestro, pues hasta la fecha sólo hay un sentenciado por ese delito; una reforma sobre ahorro de energía, otra más sobre regulación de instituciones de seguridad privada; una condena a las críticas de la BBC a la cultura mexicana.

Priistas y perredistas abandonaron sus curules entre risas y comentarios en torno al "circo" en el que se ha convertido el trabajo en San Lázaro. 

Jaime Cárdenas, del PT, caminó entre las curules con rostro preocupado; los panistas Marcos Pérez Esquer y Leonardo Guillén platicaban de la frustración de no avanzar en lo que se debe; los del PVEM, incluyendo a Jorge Kahwagi (quien no había asistido en semanas), se quedaron viendo desde uno de los rincones del salón lo que quedaba del show; el huelguista Ignacio Téllez apenas logró juntar 251 firmas para terminar su protesta por la parálisis legislativa y probar alimentos después de nueve días, y los asistentes de los diputados petistas doblaban la manta de la discordia. 

No se discutieron ninguno de los 53 asuntos agendados, 10 comunicaciones y correspondencias, tres minutas, una iniciativa de congresos locales, un acuerdo de los órganos de gobierno, dos declaratorias de publicidad de dictámenes, tres dictámenes a discusión, un punto de acuerdo de urgente resolución, siete temas en agenda política, 16 iniciativas y nueve proposiciones con punto de acuerdo. La sesión duró 48 minutos.

Calificación
 
 
 
Comentarios: 1
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.15322 segundos