Calificala como ...
Martes 21 de Octubre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
PODER SIN CONTRAPESOS
ESPECIAL | Malova: Los peligros para Sinaloa
El periodista Ricardo Alemán advierte rasgos de autoritarismo, mesianismo y populismo en la personalidad política de Malova, en sus primeros actos y discursos, lo cual puede terminar en una pesadilla para quienes creyeron en la alternancia
José Alfredo Beltrán
06-01-2011
 
La personalidad política de Malova.
Fotografía: Noroeste/Enrique Serrato.
 
 
  < anterior
 
siguiente >
CULIACÁN._"Sinaloa: sueño y pesadilla". Así tituló el analista político Ricardo Alemán un provocador texto sobre lo que puede ocurrir en Sinaloa, con el ascenso al poder de Mario López Valdez, sin contrapesos.

Mientras actores de la sociedad, entre éstos los siete partidos incluyendo al PRI viven una "luna de miel" con el Mandatario recién ungido, el experimentado periodista pone los puntos sobre las íes.

Y habla de lo que en Sinaloa cada vez se comenta más como un "secreto a voces".

La personalidad política de Malova, a la cual Alemán le ve rasgos de autoritarismo, mesianismo y populismo.

"Como Luis XIV, en Sinaloa, el Estado es Malova", escribió el 2 de enero.

Aquí estuvo el ahora columnista de Excélsior el jueves 30 y el viernes 31 de diciembre, para atestiguar la toma de protesta de López.

Le impresionó la parafernalia que rodeó a Malova: el cierre de vialidades, pantallas gigantes, la logística pensada para "brillar el ungido" y no el pueblo, y sobre todo su discurso, y el tono del mismo.

En entrevista telefónica, Alemán habla de los yerros del arranque de Malova, el primer Gobernador de "alternancia", que llegó bajo el cobijo del PAN y PRD, que "viven una profunda crisis de identidad".

De su primer incumplimiento a la palabra, que en política no es cosa menor; del pago de cuotas en su gabinete, su trato privilegiado a un periódico local, y la "tomada de pelo" a la sociedad, con el "Chambaweb".

'Malovita XIV'



Malova, a decir de Alemán, puede vivir el mejor de los mundos, pues a nadie rendirá cuentas, al no estar "amarrado" a partidos y haber llegado como "Gobernador ciudadano". Pero además no se visualizan contrapesos, ni siquiera en el PRI. Por eso lo comparó con el rey francés Luis XIV, uno de los monarcas absolutistas que personalizó el poder y a quien se le atribuye la frase "El Estado soy yo".

--¿No fue un exceso, o no te han dicho que fue un exceso comparar a Malova con Luis XIV?

--No me lo han dicho, pero me imaginé que me lo dirían. Pero si fue un exceso, sería un exceso saludable, porque podríamos pensar que la comparación nos puede demostrar el tamaño del riesgo que estaríamos previendo. Evidentemente no se trata de comparar a Malova con este personaje de la historia, pero sí de traer a la memoria, de que conozca la gente del riesgo de los autoritarismos, de los totalitarismos. En la historia de la humanidad ha habido hombres con esta tentación autoritaria y totalitaria, y podemos tener aquí, o hubiera utilizado un diminutivo, no, "un Malovita XIV", entonces.

Para quien lleva 30 años retratando a los personajes del poder, en México ya hay dos casos lamentables de ex gobernadores que llegaron mediante coaliciones y fueron una decepción, porque realizaron "gobiernos desastrosos", sin rendir cuentas a nadie: el de Pablo Salazar, en Chiapas, y el de Antonio Echavarría, en Nayarit.

"Ahora bien, no decimos en ningún momento que Malova vaya a terminar de esa manera, decimos que existe el riesgo, pudimos ver las primeras señales de eso precisamente el día de la toma de posesión, yo estuve ahí, no hablamos de oídas, estuve platicando con mucha gente, cómo estaban las cosas", dice.

La toma de protesta, relata, fue un desorden: gobernadores que no tenían lugar y falta de logística elemental, lo cual pudiera ser lo menos relevante.

"Lo grave me parece algunos pasajes del mensaje que nos muestra un hombre populista, que plantea experiencias que han llevado a cabo el PAN y PRD, la izquierda y la derecha en otras entidades, decisiones de gobierno abiertamente populistas, que creo no están mal siempre y cuando vayan acompañadas de elementos fundamentales como la transparencia, rendición de cuentas, sobre todo, la apertura de los medios.

La parte cuestionable, agrega, es que Malova envía dos mensajes de "una formidable carga autoritaria".

El primero, cuando advierte a sus colaboradores que "no les va a permitir llevar agua a su molino", lo cual denota que "está hablando de qué el será el único que manda en tanto es Gobernador, y no hay ningún poder equilibrador en el Estado".

Además, abunda, de todos es sabido que los liderazgos se construyen en el ejercicio de la actividad política, y no se puede inventar un líder de la nada si no hay hecho trabajo de gobierno, de liderazgo político, social, empresarial, religioso.

"Entonces si el primer mensaje que envía el Gobernador a sus colaboradores, a quienes por cierto no tiene el cuidado de presentar en el momento de la unción, el mensaje es no tienen derecho a hacer política, pues entonces el problema es quién va a hacer política. Y entonces dónde están los partidos de la coalición y dónde están los equilibrios propios de un gobierno de coalición".

Alguien le tiene que recordar al Mandatario, añade, que en un Gobierno de coalición la cabeza es el Ejecutivo, pero los colaboradores realizan un papel de equilibradores, de contrapesos.

Entonces el Gobernador está mandando el mensaje de "no se muevan, no hagan política", y estamos regresando a los tiempos del poder absoluto, lo que me parece es gravísimo, porque el poder absoluto corrompe y enferma absolutamente y esas historias la hemos conocido en México.

--Malova decía ayer que no tomó en cuenta a nadie, ni a los partidos, más que a su conciencia, para designar a su gabinete, ¿Qué te dice eso?

--Es la confirmación de una formación autoritaria, un hombre que incurre, incluso coquetea con las fronteras del mesianismo, un político que cuando está buscando el poder busca el apoyo de fuerzas políticas diversas, crea una coalición, su nombre lo dice, a la que agradeció al llegar al poder, y luego dice "yo obedezco a mi conciencia", ese es un pensamiento mesiánico.

Malas señales



Tres son las "malas señales" que ha enviado Malova, en su arranque de Gobierno, a juicio de propios y extraños.

La primera, anunciar infinidad de veces a todos los medios que daría a conocer su gabinete el 31 de diciembre a las 5 de la tarde, y dar la información sólo a un periódico, que es empresa privada y no un órgano de Estado.

La segunda, decir que no integraría un gabinete de "cuotas ni cuates", y hacer lo contrario.

Y la tercera abrir un "Chambaweb", para recibir solicitudes de empleo, y designar los puestos a allegados.

"Estos (tres) elementos", destaca Alemán, "abonan precisamente a estas formaciones autoritarias".

"Primero, el haber no cumplido una promesa de anunciar el gabinete, pues muestra por lo menos poco tacto como gobernante, es decir, el poco valor que da a la palabra, y un gobernante que no respeta su palabra, pues es un gobernante peligroso porque hoy puede decir una cosa y mañana decir lo contrario".

Dos, el hecho de haber favorecido con la relación de los nombres del gabinete al periódico que fue de alguna manera su principal apoyo mediático, por lo menos en la parte del medio escrito, eso habla de un compromiso y además entiendo, que le tocó a ese grupo económico una posición en el gabinete.

--No solo una, se habla de otras piezas más cercanas a ese grupo económico, le acota el reportero.

--Entonces esta situación nos plantea que el Gobernador no está hablando con la verdad, porque si dice que no son "cuotas ni cuates", ni amigos, pues entonces nos está mintiendo, entonces empezamos en una lógica de un gobernante que no habla con la verdad, o por lo menos con la claridad y esto en el ejercicio del poder, con todo respeto para el Gobernador, habla de un político silvestre, que no entiende la trascendencia, el tamaño que tiene su cargo, y la palabra.

Un ciudadano común y corriente es engañado con una línea web, con una línea web de "headhunters" (buscadores de talentos que utilizó Vicente Fox), es engañado con declaraciones que no son ciertas, no cumple lo que dice el Gobernador, bueno pues la gente empieza a tener un problema serio de confianza y de credibilidad.

Y valdría la pena que alguien le explicara al Gobernador, que precisamente la gobernabilidad se compone entre muchas otras cosas de un elemento fundamental, que es la credibilidad. Si un gobernante pierde la credibilidad de sus gobernados ha perdido gran parte de su esencia.

Entonces Malova no puede seguir jugando con la palabra y menos con la esperanza de la gente que quiere ante un anuncio, entrar a la expectativa de un empleo, que genera una cantidad bárbara de solicitudes.

Otro riesgo que advirtió en el mensaje de Malova, agrega, es cuando dijo que "con mucho gusto le va a hacer caso para realizar cambios a la crítica bien intencionada".

"La pregunta es quienes vivimos, estudiamos, trabajamos y utilizamos como herramienta el género periodístico de opinión, que es el de crítica, pues no sabemos hasta hoy que la crítica pueda ser vista de esa manera, o que tenga subdivisiones", considera.

"La crítica, valdría que alguien le dijera al Gobernador, es una de las herramientas fundamentales en la democracia, la crítica es la razón de ser de la opinión pública.

"Me parece que cuando el Gobernador habla de crítica bien intencionada, nos está diciendo que sólo va a aceptar el elogio, lo cual es propio de una dictadura, porque precisamente la crítica es la herramienta fundamental para sancionar, para señalar al Gobierno, la crítica nunca existe para aplaudir.

"Ahora, también para hablar en justicia, es necesario dejar que pasen más acontecimientos, no necesariamente tiempo, porque el tiempo de suyo no nos da nada, no nos dice nada, nos lo dan los hechos, entonces tendremos que esperar que siga manifestándose o ejerciendo el gobierno, a partir de estos hechos tendremos posibilidades de analizar, y de criticar".

Gatopardismo y 'veneno puro'



Alemán advierte que lo ocurrido con el PAN y PRD en Sinaloa habla de una crisis de doctrina e ideología, porque en el cobijar a Malova sólo los movió la ambición del poder por el poder.

"No les importa perder la dignidad, la esencia como partido, no les importa sacrificar sus principios y doctrina, si ese acto les significa ganar poder", asegura.

--¿Cómo entender que en Sinaloa sean pocas las voces que se animen públicamente a hacer una crítica a las acciones, decisiones de Malova, aun y cuando vaya empezando su Gobierno?

--Yo lo vería en varias rutas. Una, yo creo que hay mucha gente que de buena fe cree y tiene esperanza, que sueña con un cambio. Y que le cuesta trabajo sobre todo es muy pronto, a la crítica de alguien, como la que yo hice, seguramente ha habido muchos que me han mentado la madre, como ha ocurrido en otros casos. Porque a la gente no le gusta que le arrebaten sus sueños.

La gente quiere seguir creyendo, a la gente le disgusta cuando viene alguien y le dice "te has equivocado", mi papel no es eso, pero de alguna manera señalar las cosas, por eso la toman muy directa. Sí creo que hay gente, incluso en los medios, gente educada con cierto nivel de preparación y demás, que creen que Malova es una solución, la verdad es que todos tenemos el derecho a creer y soñar, de que las cosas sean distintas, al final de cuentas que eso es lo que mantiene vivo el motor de la gente, y es lo llevó al liderazgos como el de Clouthier.

Y hoy muchos lo tienen el liderazgo de Malova, en el caso de Sinaloa, como la gran esperanza, y otros en el 2012, el caso de Enrique Peña Nieto, me da la impresión de que estamos soñando siempre con un salvador, con un mesías, y en el ejercicio del poder eso no existe.

El hecho de que no sea vea oposición con Malova en Sinaloa, alerta Alemán, "es veneno puro".

"Yo creo que lo peor que le puede pasar a un Estado, el caso como Sinaloa, es precisamente esto, que el tránsito se haga del viejo partido que ya de alguna manera tenía hartos a todos, porque ya no generaba posibilidades de cosas distintas, a un retroceso hacia un gobierno autoritario, totalitario, caciquil, sin posibilidades de alternativas, ya no en el ejercicio del poder, sino en el ejercicio del pensamiento, de las ideas, de la crítica, es veneno puro para la democracia y para una sociedad en general".

No está para dar consejos, concluye, pero cada quien desde su trinchera, los medios, las organizaciones sociales, no deben bajar la voz ni las banderas.

O de lo contrario lo que ocurrirá en Sinaloa no es un cambio, sino un "gatopardismo".

 

"Si fue un exceso (comparar a Malova con Luis XIV), sería un exceso saludable, porque podríamos pensar que la comparación nos puede demostrar el tamaño del riesgo que estaríamos previendo".

"(Sus expresiones) es la confirmación de una formación autoritaria, un hombre que incurre, incluso coquetea con las fronteras del mesianismo...".

"El haber no cumplido una promesa de anunciar el gabinete, pues muestra por lo menos poco tacto como gobernante, es decir, el poco valor que da a la palabra, y un gobernante que no respeta su palabra, pues es un gobernante peligroso porque hoy puede decir una cosa y mañana decir lo contrario".

"Me parece que cuando el Gobernador habla de crítica bien intencionada, nos está diciendo que sólo va a aceptar el elogio, lo cual es propio de una dictadura".



Ricardo Alemán

Analista político

Calificación
 
Excelente
 
Votos: 19
 
Comentarios: 11
 



 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.07291 segundos