Lunes 28 de Julio de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
Julio 2012
Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
R = Con publicaciones
A = Fecha elegida
  Por Cartonista
  Ceceña   Boligán  
  Naranjo   Delgado  
  Bobadilla   Omar  
  Luy   Carreño  
  Rumor   ATIZA  
  ALCALÁ   Mayo  
  Kemchs   Ito Contreras  
  Paquiro   Armenta  
  Rocha   Hernández  
  Helguera   Maitena  

  Por Editorialista
 
  Por Seccion
 
 -   a   a   a   + 
O P I N I Ó N 
G U I L L E R M O   O S U N A   H I 
Puerto viejo
Alcemos la mano de...

No hay plazo que no se cumpla y el día de hoy estaremos emitiendo nuestro voto para elegir, tanto al titular del Poder Ejecutivo Federal como a los diputados y senadores denominados de mayoría relativa; de estos últimos, podríamos decir, que son los que en verdad reciben la representación popular encomendada por mandato ciudadano.

Los que arriben por la vía plurinominal, no pueden ostentarse como tal, ya que ocuparán una titularidad otorgada por las conveniencias y las complicidades partidistas, de cada uno de partidos a los que representarán.

Construir nuestra incipiente democracia, ha costado mucho dinero e inclusive, sangre, es por ello, que todos y cada uno de nosotros tenemos el derecho y la obligación de emitir nuestro voto por cualquiera de las cartas que los partidos nos han puesto en la mesa, o de plano, anularlo, acción que también está dentro de nuestra libertad ciudadana y que no admite censura alguna.

No acudir a las urnas el día de hoy, es un acto irresponsable del que se abstiene. Tiene derecho a ello, es cierto, pero no por ello deja de mostrarse indolente ante el trascendental ejercicio ciudadano que hoy se lleva a cabo.

Soy parte de una generación a la que le tocó vivir los tiempos en los que la jornada electoral era un mero acto de simulación democrática, ya que el elector indiscutible era el Presidente de la República en turno.

Hoy, las cosas son diferentes, pues contamos con un proceso dentro del cual la participación ciudadana es indiscutible y los partidos contendientes cuentan con representantes en los distintos eslabones de la cadena electoral; es decir, las probabilidades de fraude son prácticamente nulas.

Podríamos contar con un mejor juego democrático; desgraciadamente, la intervención de los partidos políticos manchó la naturaleza ciudadana del máximo órgano electoral. Sin lugar a dudas, tenemos que rescatar al IFE del control de los partidos, para bien del futuro democrático del País.

Pero si la verdadera ciudadanización es una tarea pendiente que como sociedad tenemos, también hay otra. La de presionar a los partidos políticos para que dejen de ser reductos de poder divorciados del interés ciudadano.

La construcción de un mejor escenario social no puede lograrse con la existencia de partidos que han perdido el rumbo de su misión social, como tampoco puede conquistarse con una ciudadanía que en su mayoría, vive aletargada en la modorra social.

Aquí, por cierto, me parece oportuno celebrar el surgimiento del movimiento juvenil #YoSoy132, ya que puede significar la chispa que nos haga despertar de la somnolencia ciudadana en la que nos encontramos.

Nuestra democracia, pese a sus avances, continúa siendo débil, ya que la mayoría de la sociedad vive en la pobreza, lo cual, convierte a ese enorme sector social en verdadera mercancía electoral, fácilmente comprable por unos cuantos pesos o con dádivas de diversa índole. Injusto sería no entenderlo, pero más lo sería si no empujamos para que la pobreza sea abatida a niveles mínimos.

La contienda electoral democrática exige de los participantes una madurez plena para aceptar los resultados de la misma. Así sea un voto lo que marque la diferencia entre el ganador y los perdedores; el demócrata legítimo acepta el resultado que arroja la voluntad ciudadana.

Creo que los políticos deben tomar el ejemplo de los boxeadores, los cuales, al finalizar la disputa, sellan su cruento enfrentamiento con un abrazo fraterno y muchas veces, el derrotado le alza la mano al ganador y éste a su vez, le brinda una muestra de respeto y afecto a su rival vencido ¡eso es saber ganar y perder!

El día de hoy, sin duda, se harán presentes las viciadas y perversas prácticas de la compra del voto que realizan todos los partidos, sin excepción; especialmente, los considerados como los más fuertes. Son dineros que salen de bolsas oscuras y de no pocas arcas públicas.

A quienes por su necesidad económica se prestan a comprometer su decisión electoral por unos pesos, no nos queda de otra, más que pedirles que la piensen un poco.

Que es cierto que el dinero que hoy reciben les resuelve un problema inmediato, pero que con esa complicidad, le están apostando a que el círculo vicioso de la pobreza no se rompa.

A los partidos y a los equipos de campaña de Josefina, de Enrique, de Andrés Manuel y de Gabriel, hay que pedirles que ante los resultados que hoy arrojen las urnas, demuestren ese amor al País del que nos hablaron durante tantos meses, aceptando el resultado de la decisión ciudadana.

Que en nada abona al futuro de nuestros descendientes, el no aceptar el dictado popular y la ratificación oficial del mismo.

A los representantes del IFE, también hay que recordarles que hoy tienen la oportunidad de demostrarle a la Nación, que contamos con consejeros honrados a carta cabal, tal y como lo exigen las circunstancias que hoy vive la patria.

Y el compromiso de la ciudadanía debe ser, a partir de que se emita el fallo definitivo, el de dar vuelta a la página y aceptar sin tapujos a los triunfadores. Que sea para bien de todos.

Por su atención gracias, nos encontraremos en la próxima, si es que así lo deciden. ¡Buenos días!





osunahi@yahoo.com.mx

H E R R A M I E N T A S    D E   L A   N O T A
 
  Contáctanos 
 

 
 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE

 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.08260 segundos