Jueves 31 de Julio de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
Julio 2012
Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
R = Con publicaciones
A = Fecha elegida
  Por Cartonista
  Ceceña   Boligán  
  Naranjo   Delgado  
  Bobadilla   Omar  
  Luy   Carreño  
  Rumor   ATIZA  
  ALCALÁ   Mayo  
  Kemchs   Ito Contreras  
  Paquiro   Armenta  
  Rocha   Hernández  
  Helguera   Maitena  

  Por Editorialista
 
  Por Seccion
 
 -   a   a   a   + 
O P I N I Ó N 
Á N G E L   G I L B E R T O   B O N   O C H O A 
Político y gobierno
Hoy habrá Presidente electo... ¿Y?

Hoy decidiremos quién nos gobernará desde la Presidencia de la República los próximos seis años, y en este marco solucionaremos sólo una parte de nuestra vida política. La correspondiente al papel de la sociedad, después de la jornada electoral aún deja muchos interrogantes de frente al compromiso que se tendrá en los próximos seis años... mientras que la sociedad civil no cambie y se vuelva más participativa y se involucre más en los asuntos públicos, no importa quién resulte vencedor este domingo.

El ciudadano actual exige resultados de sus gobernantes, pero se involucra poco en el quehacer público. Exige transparencia y exacta aplicación en los manejos de los dineros públicos, pero no gusta contribuir con sus responsabilidades fiscales. El ciudadano de hoy exige la aplicación exacta de la ley, pero es irrespetuoso de ella.

A todos nos queda claro que los partidos políticos no marchan a la dinámica en que lo hace la sociedad civil. El pueblo llano es el único que tiene el pulso exacto de toda la problemática, pues es el primero en resentir las malas decisiones gubernamentales.

La mayoría de los políticos tiene miedo de la verdadera y exigente participación ciudadana; los ciudadanos tienen temor a ser manipulados por los partidos políticos; los partidos tienen temor a ser rebasados por los ciudadanos y los propios ciudadanos desconfían de sí mismos. Vencer los mutuos miedos y desconfianzas es tarea pendiente de ambos bandos.

Se entiende que la llegada al poder de un nuevo gobierno no es el fin, y por ello existe la necesidad que la ciudadanía construya reglas e instituciones que permitan que los votos se transformen en buenos gobiernos. Apostar por los votos como la única vía para construir una democracia ha sido una ingenuidad histórica y una irresponsabilidad política de parte de los ciudadanos. Tenemos más votos pero no más ciudadanos y mejores gobiernos.

Poco importará quién resulte ganador en esta contienda electoral si seguimos teniendo medios masivos de comunicación con sólidos intereses políticos, que operan con base en una grosera manipulación de la información a favor de un candidato y con ello vuelven inequitativa toda disputa electoral.

Poco importa quién ganará mientras tengamos un IFE que sólo sirva para organizar la jornada electoral en todas sus etapas y demuestre un exagerado temor cuando de meter en cintura a los factores reales de poder se trata. Como aquí se apuntó, el IFE se ha vuelto fedatario involuntario de delitos electorales. El IFE se ha convertido en el hazmerreír de los grandes consorcios televisivos y de algunos medios de la prensa escrita.

Para qué llevar a cabo un fraude electoral si a través de información sesgada, desvío de recursos de los gobiernos, intromisión de los poderes fácticos y de dinero, mucho dinero para la compra de voluntades, resulta más fácil comprar la elección. Una jornada electoral limpia no es sinónimo de una elección limpia.

Poco importará quién gane mientras una gran parte de la intelectualidad en México actúe como grupo de presión y no como entes pensantes a favor del fortalecimiento de nuestra vida institucional.

Es verdad que somos una sociedad más avanzada que la de hace 30 años, pero aun así somos una sociedad desfasada e inoperante para la nueva realidad, pues no hemos sido capaces de consolidar ninguna de nuestras instituciones.

Después de 12 años de alternancia, en nuestro País una percepción parece clara, la sociedad civil lejos de afianzarse, ha perdido presencia y vigor. La penosa situación actual de los órganos ciudadanos, como el IFE y las comisiones de derechos humanos, nos permite valorar lo anterior... si esta pasividad ciudadana continúa, entonces poco nos debe preocupar quién resulte ganador el día de hoy. México seguirá igual o peor que antes...

H E R R A M I E N T A S    D E   L A   N O T A
 
  Contáctanos 
 

 
 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE

 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.09309 segundos