Jueves 24 de Abril de 2014    
www.noroeste.com.mx
 
Junio 2012
Dom Lun Mar Mié Jue Vie Sáb
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
R = Con publicaciones
A = Fecha elegida
  Por Cartonista
  Ceceña   Boligán  
  Naranjo   Delgado  
  Bobadilla   Omar  
  Luy   Carreño  
  Rumor   ATIZA  
  ALCALÁ   Mayo  
  Kemchs   Ito Contreras  
  Paquiro   Armenta  

  Por Editorialista
 
  Por Seccion
 
 -   a   a   a   + 
O P I N I Ó N 
J U A N   A L F O N S O   M E J í A   L ó P E Z 
Kratos
Calderón, ¿el gran ausente?

La imagen es la de la toma de protesta de Obama. El Senador por Illinois dio la sorpresa, ganó la presidencia del país más poderoso del mundo. El primer Jefe de Estado afroamericano en los Estados Unidos. Obama derrotó a Clinton, o eso creía yo.

Barack Hussein Obama derrotó a Hillary Clinton, pero no por eso al ex presidente Bill. El gabinete lo decía todo. La otrora primera dama pasó a ocupar la silla más importante después de la presidencia, más que la Vicepresidencia, la Secretaría de Estado. Con ella, más del 80 por ciento de los funcionarios de primera y segunda línea que fueron designados en la actual administración estadounidense colaboraron también con el ex mandatario.

Como los priistas del país, tampoco considero que la elección presidencial esté ya definida. Como ellos, también pienso que "algo falta por suceder". A su estilo, concuerdo con la posibilidad de lo inesperado.

El Gobierno de la República se mantiene discreto, distante si se quiere pero, ¿será así hasta el final? De ganar Josefina Vázquez Mota, veremos qué tanto le debe a Calderón su triunfo al momento de conocer el gabinete de la primera presidenta de México.

Los priistas no le temen a la candidata del PAN. Desde hace rato, están esperando las acciones que pudieran desatarse desde la Presidencia de la República. Reconocen en Felipe Calderón al más priista de los panistas. Quizá por ello se mantienen desconfiados.

Hasta hace unos días, el actual Mandatario carecía de cualquier incentivo para beneficiar a la candidata de su partido. Con una distancia abismal entre ella y el puntero, no había necesidad de arriesgarse. La parte legal de su intervención, no menos importante, dejémosla para otra discusión. Por el momento, basta con señalar que la situación hoy es distinta. La elección es de tercios. Cualquiera puede ganar.

Hasta antes del segundo debate, la competencia se estaba polarizando. Calderón, como Vicente Fox, no desea ver a Andrés Manuel López Obrador en su lugar. Ello explica las intervenciones de miembros del gabinete federal, desestimando algunas de las afirmaciones del candidato de la izquierda el pasado domingo.

La excelente participación de Josefina en el segundo debate, frente al desatinado modelo que prefirió AMLO y lo titubeante de Peña Nieto, le alcanza a la candidata para modificar ciertas tendencias. Hoy lo que sigue es negociar.

Negociar con el Presidente de la República, quien ha estado ausente. Durante dos semanas, Margarita Zavala se sumó de manera activa a la campaña. Las giras resultaron un éxito rotundo. Una y otra vez, más de 3 mil mujeres en las ciudades más importantes. Una bocanada de aire fresco para la campaña del PAN.

Al Presidente Calderón le gusta estirar la liga hasta el final. De repente, la primera dama se enfermó. La han tenido que intervenir quirúrgicamente en un hospital militar. Un desgarre en la retina, causado por cambiar los muebles de la cabaña presidencial. ¡Qué mala suerte!

A Josefina le pesa la figura de Felipe Calderón, no la del Presidente de la República. Siendo una excelente negociadora, le resulta difícil sentarse con su antiguo Jefe. Hoy no le queda más remedio, a ninguno de los dos. Lo que sigue, sólo el Mandatario es capaz de hacer que suceda. Ningún miembro de la campaña de la candidata tiene el tamaño.

Hace seis años, varios de los gobernadores del PRI cobijaron al candidato Calderón. Hace quince días, ninguno de ellos estaba dispuesto a hacerlo de nuevo. Pero la historia está cambiando. Primero, el triunfo de López Obrador es una posibilidad; Peña Nieto se está tambaleando, no va en caída libre, pero está bajando; Josefina está remontado, sus posibilidades de triunfo son, más que nunca, reales. A los gobernadores del PRI jamás les ha ido tan bien, como cuando gobierna el PAN. Hoy sí vale la pena pensar si quiera en concebir la idea de la negociación.

Me gusta escuchar a aquellos que dicen que Enrique Peña Nieto va arriba 15 puntos. Hago cuentas y no los encuentro. En Veracruz, Fidel Herrera está despojado; lo mismo Ulises Ruiz en Oaxaca. Humberto Moreira se siente abandonado. Los ex gobernadores de Tamaulipas asumen como una traición el que se les deje en camino. Mario Marín jugó en Puebla todo con Peña y, éste ahora le rehúye siquiera a tomarse una foto con su "amigo". En el Distrito Federal, el descalabro será parejo para todos, menos para el PRD. Fuera del Estado de México, ninguna entidad está en completo control del tricolor. Más del 50 por ciento del padrón electoral se encuentra en los estados mencionados. Más allá de Televisa, Milenio y Consulta Mitofsky, ¿dónde están los quince puntos?

Josefina necesita a Calderón. El Presidente es un excelente negociador y, como tal, será inclemente. De entrada, el aparato partidario ni siquiera es tema de conversación; se queda con él. Segundo, así como Clinton buscó preservar su legado en materia exterior y en la economía, así el actual Mandatario reclamará los espacios que tengan que ver con Seguridad, más menos seis posiciones. Esto es para abrir boca.

Concuerdo con mis amigos priistas de la localidad y del CEN de su partido. Aún quedan cosas por suceder. Al tiempo.

Que así sea.



Facebook: juanalfonsomejia

Twitter: @juanmejia_mzt

H E R R A M I E N T A S    D E   L A   N O T A
 
  Contáctanos 
 

 
 PUBLICIDAD
O P O R T U N I D A D E S
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE

 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.08302 segundos