Sábado 22 de Noviembre de 2014    
www.noroeste.com.mx
 

La calidad es la primera exigencia ética.

La calidad informativa, lo mismo que la técnica informativa, forman parte de las exigencias éticas; son ellas mismas normas éticas.

Trabajar poco, trabajar mal, trabajar sin la técnica y la calidad exigidas por la naturaleza de la información es el primer ataque a la ética'.

Carlos Soria
Periodista

Noroeste y su compromiso con la sociedad

Desde su nacimiento en 1973, en Culiacán, Sinaloa, el periódico Noroeste ha ido adquiriendo una valiosa experiencia que hoy nos obliga a replantear nuestro compromiso con los lectores.

Esto no significa necesariamente un rompimiento con los objetivos que le dieron origen, pero sí una nueva valoración de esos objetivos y su recapitulación en el presente Código de Ética. Se trata del resultado de asimilar vivencias y experiencias del periodismo en general, y de considerar los reclamos de la sociedad mexicana y sinaloense en particular.

A esto hay que añadir que en la siempre compleja relación de los periodistas y los medios de comunicación con el poder público y privado, Noroeste está obligado a establecer reglas claras de conducta para su gente, con el fin de mantener e incrementar la credibilidad ante nuestros lectores.

Como empresa periodística comprometida con la verdad, requerimos de principios y normas que regulen nuestra actuación. De esto se desprende la importancia de contar con un ideario que constituya una línea de conducta para quienes formamos parte de la empresa, y un punto de referencia para que la sociedad esté en posibilidades de juzgar el trabajo que realizamos.

En este Código de Ética partimos de la idea de que sólo con el ejercicio de un periodismo valiente, profesional, veraz, oportuno, objetivo y honesto, podemos cumplir con nuestro compromiso de defender e impulsar la democracia, la justicia, la libertad y el respeto a los derechos humanos en México.

Para ello se requiere de un comportamiento ejemplar, no sólo de los reporteros y editores de Noroeste, sino de la empresa misma.

Es, pues, responsabilidad de Noroeste como empresa y de quienes la integramos, ajustarse a las siguientes normas, a fin de garantizar el derecho de la sociedad sinaloense a estar bien informada.

Del cumplimiento de estas normas no sólo depende preservar y aumentar la credibilidad de nuestro periódico y de sus miembros, sino asumir a cabalidad el compromiso de no hacer ninguna actividad que cuestione o comprometa nuestra integridad periodística.

Finalmente, Noroeste, como empresa periodística con responsabilidad social, ha decidido normar su conducta como organización con el propósito de cumplir profesionalmente con su función de ser fiel depositario del derecho humano a la información.

De ahí que las reglas y principios que contiene este Código de Ética estén encaminadas a dignificar la labor periodística, incrementar la credibilidad y la objetividad de la información y, sobre todo, contribuir a la conformación de un gremio más profesional y un México más democrático, justo, libre y responsable.

Manuel J. Clouthier
Director General
Septiembre de 2002

 
Principios editoriales

El derecho a la información es universal. Corresponde a la facultad que toda persona tiene a investigar, difundir y recibir información. Precisamente el periodismo es la acción profesional de ejercer ese derecho a la información. Sin embargo, éste también es un derecho delegado por la sociedad, pues ésta, ante su incapacidad real de ejercerlo a plenitud, lo deja en manos de la empresa editorial y del periodista, para que sean ellos quienes investiguen la verdad, la conozcan a fondo y la difundan.

De estas reflexiones se desprende el objetivo general del periodismo: dar a conocer los hechos y opiniones de interés público, al mismo tiempo que proporcionar espacio para la denuncia, el esparcimiento y la orientación. Noroeste está comprometido a ejercer un periodismo veraz, objetivo, independiente y plural.

Como medio de comunicación, Noroeste reconoce que entre sus principales funciones están las siguientes:

  1. Informar veraz y oportunamente sobre hechos de interés social.
  2. Formar y educar mediante la promoción de valores universales, con los cuales estamos comprometidos.
  3. Entretener y ser un medio de recreación a través de la presentación del lado amable de la sociedad.
  4. Ser la voz de quienes no la tienen.
  5. Dar espacio a toda opinión y mantener apertura a la pluralidad.
  6. Tratar de manera positiva la información.
  7. Publicar información de calidad y cantidad apropiada, de modo que los lectores.
  8. puedan tomar mejores decisiones.

Noroeste, en cada una de sus ediciones y relaciones con las instituciones públicas, grupos, organizaciones y con sus lectores, sostiene y sostendrá siempre como valores supremos los siguientes:

  1. La justicia y la libertad.
  2. La democracia.
  3. Los derechos humanos.
  4. La economía social de mercado.
  5. La subsidiariedad y la solidaridad.
  6. La participación cívica y social.

Noroeste hará públicos sus compromisos generales, a efecto de que los lectores se conviertan en permanentes auditores de nuestro trabajo.

Esto comprometerá a todos quienes trabajamos en esta empresa a observar un comportamiento digno y a trabajar con estricto apego a las normas de este Código de Ética.

 
Responsabilidad del reportero

De una manera concreta, éstas son las acciones de las que es responsable el reportero, y constituyen su misión:
  1. Dar fe de los hechos que son noticia y transmitirlos con objetividad, oportunidad y veracidad.
  2. Obtener la información del acontecer diario, analizarla, jerarquizarla, relacionarla con su contexto, y escribirla.
  3. Mantenerse informado acerca de lo que ya sucedió y lo que está sucediendo,así como prever lo que podría suceder.
  4. Garantizar el acceso de los lectores a diferentes versiones de un suceso, mediante el manejo de varias fuentes informativas.
  5. Ser portavoz de las exigencias de los diferentes grupos sociales y corrientes de pensamiento.
Responsabilidad social

Pocas tareas encomendadas al hombre moderno son tan importantes como la de buscar y encontrar la verdad. Para llevar a cabo esta labor, los periodistas y reporteros de nuestros medios deben tener el más alto espíritu de responsabilidad social.

Noroeste y sus reporteros son depositarios del derecho de los ciudadanos a tener acceso a la información.

La verdad informativa que perseguimos y difundimos es garantía de buena salud de las instituciones públicas y privadas. Además, para el perfeccionamiento de la sociedad, es esencial el escrutinio de la opinión pública.

Sólo teniendo acceso a la información veraz, completa y no manipulada, los ciudadanos pueden tomar mejores decisiones acerca de sus propios destinos.

En consecuencia, la labor periodística supone una enorme responsabilidad social.

El ejercicio periodístico no es un privilegio, sino una responsabilidad social.

Responsabiliad profesional

Para ejercer el periodismo que la sociedad no sólo reclama sino merece, el reportero de Noroeste está obligado a ser cada vez más profesional en todos los ámbitos de su desempeño. Esta pretensión supone lo siguiente:

  1. Ser veraz, objetivo, plural, imparcial, oportuno y honesto en la obtención y en el manejo de la información.
  2. Dominar la habilidad y la técnica para la realización de sus funciones.
  3. Dar voz y espacio a todos los involucrados en un hecho informativo o controversial.
  4. Responsabilizarse y responder por sus errores y deficiencias.
  5. Dar seguimiento a las noticias hasta agotar el tema.
  6. Ayudar al lector a estar informado, a analizar y a sacar conclusiones.
  7. Asegurar al lector el acceso a los diferentes puntos de vista de un suceso y a las distintas corrientes de opinión y de pensamiento de la comunidad.
  8. Buscar y reportear los hechos y opiniones de interés público, acudiendo a sus fuentes o a los lugares en donde ocurran.
  9. Escribir y publicar solamente notas verdaderas, que incluyan hechos confirmados por él mismo al entrevistar a varias fuentes o a través de la consulta a documentos legítimos.
  10. Presentar el mismo día la información de los diferentes elementos involucrados.
  11. Tomar notas y usar grabadora en todas sus entrevistas, a fin de evitar imprecisiones y/o reclamaciones que afecten su credibilidad y la del medio.
  12. Buscar al menos dos fuentes que puedan confirmar la información dada "en confianza".
  13. Vestirse como profesional y tener atención de profesional.
  14. Estar alerta contra personas que quieran utilizarlo para propósitos individuales.
  15. No vender publicidad disfrazada de noticia.
  16. No actuar como "boletinero" para ninguna persona o institución, comercial o gubernamental.
  17. Esforzarse por mantener independencia en su tarea de buscar la verdad, mediante un trato imparcial con todas las fuentes noticiosas.
  18. Entregar su trabajo para ser editado única y exclusivamente en la Redacción de Noroeste.
  19. Rechazar rotundamente regalos y/o beneficios de cualquier tipo que podrían comprometer su integridad profesional y la del periódico.
  20. No participar en concursos y/o certámenes organizados por instituciones públicas; solamente puede hacerlo en aquellos que pertenecen a organismos periodísticos de carácter nacional e internacional.
  21. Mantener una actitud crítica y abierta a toda opinión que pueda mejorar su trabajo.
  22. Recibir capacitación y actualización para cumplir mejor con su cometido.
Relación con las fuentes

Un reportero es tan bueno como lo sean sus fuentes. El reportero debe mantener una relación de confianza, independencia y respeto con las fuentes a las que acude para obtener información.

Siempre es sano que en esta relación se guarde una sana y prudente distancia, para lo que el reportero está obligado a comprometerse con lo siguiente:

  1. Citar siempre una fuente cuando no haya presenciado el suceso sobre el que informa; el lector de Noroeste tiene derecho a conocer si la noticia que está leyendo se corresponde con un hecho testimoniado por el periodista o una información obtenida a través de fuentes.
  2. Buscar siempre la fuente más competente o significativa para la información de que se trate: un experto, un testigo directo, un funcionario con responsabilidad directa en el asunto, etcétera.
  3. Evitar crear cualquier compromiso que interfiera con su objetividad y libertad al escribir. Las fuentes personales -ya sean de índole oficial o las confidenciales- a menudo defienden sus propios intereses y pueden manipular al reportero de tal forma que éste difunda, sin aplicar su sentido crítico y sin el contraste con otras fuentes, lo que le deseen contar.
  4. No debe buscar privilegios ni aceptar regalos de sus fuentes para no poner en entredicho la independencia, integridad, credibilidad y profesionalismo de la empresa o del reportero.
  5. Someterá a sus fuentes a una prueba de contraste entre todas las partes en litigio, sobre todo, cuando se trate de acontecimientos y opiniones conflictivas y contradictorias. Además deberá ofrecer la versión de todas las partes implicadas.
  6. Respetará el compromiso con la fuente cuando le haya proporcionado información para no difundirla (información off the record), aunque podrá hacer pública esa información si la obtiene y verifica en otras fuentes o por otros medios.
  7. Recordar siempre que su labor central es hacer periodismo, no relaciones públicas.
  8. Dejar en claro a la fuente que no trabaja para su servicio, sino para el diario que representa y que, por tanto, su compromiso es con los lectores.
  9. Hacer a un lado sus diferencias personales y de criterio con la fuente, y no evidenciarla ni en el trato personal ni al redactar sus notas.
  10. No amenazar bajo ninguna circunstancia a la fuente con no publicar una nota, esconderla o condicionar su publicación.
  11. Aunque el reportero guarde alguna inconformidad con la fuente o con el evento reporteado, debe entregar la nota y fotografía a su editor y, si lo desea, manifestar a éste su queja.
  12. No cubrir dependencias públicas o privadas en las que algún familiar suyo realice algún trabajo o cualquier situación que le genere un conflicto de interés.
Exclusividad y manejo de información

Noroeste busca distinguirse por la calidad del periodismo que realiza y, en parte, lo consigue por el grado de exclusividad de la información que publica.

Para contribuir a esto, en el desempeño de sus funciones el reportero debe procurar hacer lo siguiente:

  1. Buscar permanentemente noticias e información exclusiva.
  2. Intentar llevar a la Redacción la nota que no aparecerá en los demás diarios, aunque se refiera a un evento público.
  3. Proporcionar la información obtenida única y exclusivamente a Noroeste para ser publicada.
  4. No compartir, comercializar ni regalar la información obtenida a otros medios, instituciones o empresas de cualquiera índole.
  5. No comprometer el día de publicación de la información.
  6. Hacer su trabajo de manera individual; no acudir en grupo a reportear.
  7. No atribuirse, por ningún motivo, la autoría de una nota que no reporteó o de información que haya generado otro diario.
Secreto profesional

El secreto profesional es un derecho y un deber ético de los periodistas. En muchas ocasiones la confidencialidad de la fuente es garantía del derecho de los lectores a una información libre y veraz.

Aunque no se alienta en nuestros reporteros la práctica de ofrecer confidencialidad a una fuente noticiosa, si alguno llegara a otorgarla deberá ser guardada y compartida sólo con su editor.

En realidad, las promesas de confidencialidad únicamente deben hacerse cuando las fuentes noticiosas corran peligro de daño físico o pérdida de empleo en caso de revelarse sus nombres.

Actitud y presentación formal

Como profesional que es, el reportero de Noroeste debe mostrar ese profesionalismo en actitud, conducta y presentación no sólo ante sus fuentes informativas, sino ante el público en general y sus compañeros de trabajo.

A su vez, las fuentes informativas y el público en general estarían en condiciones de exigir esa conducta profesional por parte del reportero. Por tanto, el profesional de la comunicación ha de tener presente que su imagen es la de la empresa, y que muchas personas establecen contacto con Noroeste sólo a través de él.

Un vestuario formal -no necesariamente elegante- y una esmerada presentación son muestra de respeto del reportero hacia las personas con quienes trata, y le ayudan a causar una buena impresión.

Al salir a la calle, el reportero se convierte automáticamente en "los ojos del medio". Esto supone hacerse cargo de situaciones informativas como las expuestas a continuación:

  1. Abordar a una personalidad y entrevistarlo, aunque sea relevante para una sección del periódico distinta a la que le corresponde.
  2. Reportear un evento al que llega sin ser enviado, tras descubrir que no hay otro reportero de Noroeste que lo haga.

En casos como los anteriores, si el reportero dispone de tiempo, puede llamar al editor correspondiente para que éste envíe personal a cubrir la noticia. Si esto no es posible, es responsabilidad del reportero resolver periodísticamente el hecho. Una vez realizada la entrevista o cubierto el evento, el reportero debe hablar con su editor para que éste a su vez notifique al editor de la sección correspondiente en donde aparecerá la nota.

 
El derecho a la privacidad

Noroeste postula el respeto a la vida privada como uno de los derechos fundamentales de toda persona. Sin embargo, cuando el objeto noticioso sea un personaje público y el interés de la sociedad lo demande, la empresa valorará la posibilidad de hacer una excepción a la regla, con plena conciencia de la responsabilidad que esto supone.

De cualquier modo, el reportero debe valorar siempre el alcance de su información, a fin de evitar dañar la integridad del individuo, sea o no parte de la noticia. En todo momento, el profesional de la información debe estar consciente de que toda persona tiene derecho a exigir respeto hacia su vida privada, lo que incluye familia, casa, salud y correspondencia.

Por estas razones, en la realización de su trabajo, el reportero se compromete a lo siguiente:

  1. Nunca obtener o buscar información utilizando la intimidación, el acoso, la amenaza o la persecución.
  2. Evitar fotografiar a cualquier individuo en lugares privados sin su consentimiento, salvo cuando la fotografía sea de interés público.
  3. No insistir en hablar, cuestionar, perseguir o fotografiar a una persona que haya dejado en claro que no quiere ser molestada ni desea hablar, salvo en casos en los que la información que pueda surgir sea de interés público.
  4. No permanecer en ninguna propiedad una vez que se le haya pedido que abandone el lugar.
  5. Ser más respetuoso y discreto de lo acostumbrado en casos que involucren procesos judiciales, enfermedades, duelo, muerte o tragedias personales.
  6. No revelar la identidad de un menor de edad cuando informe sobre hechos delictivos, salvo en casos excepcionales.
  7. No revelar la identidad de un menor de edad involucrado en casos de agresión sexual, sea en papel de víctima, atacante o testigo.
  8. No identificar a la víctima de abuso sexual ni contribuir a su identificación
  9. No identificar sin su consentimiento a ningún pariente o amigo de alguna persona acusada o convicta de un crimen, a menos de que su referencia sea noticiosamente válida.
  10. No hacer referencias prejuiciosas o peyorativas hacia la raza, color, religión, sexo, preferencia sexual, discapacidad mental o física de las personas.
  11. Evitar publicar detalles sobre la raza, color, religión, sexo o preferencia sexual de un individuo, o bien sobre cualquier discapacidad mental o física que éste padezca, a menos de que sea relevante para la nota.
 
El 'Amarillismo'

Se atribuyen los términos "amarillismo" o "prensa amarillista" al manejo sensacionalista de la información, conseguida mediante estas formas:
  1. Exageración de la realidad noticiosa.
  2. Explotación del morbo.
  3. Atribución de palabras o dichos no declarados por la fuente.
  4. Alteración del sentido general de una declaración como resultado de entresacar párrafos o líneas.
  5. Exaltación o publicación privilegiada de una nota que no vale por sí misma.

El reportero debe tener siempre presente que el verdadero atractivo periodístico es la presentación de un hecho relevante, y que es éste el que "atrapa" al lector. La relevancia, entonces, ha de ser el elemento necesario para valorar la noticia. Para este propósito, los reporteros y editores de Noroeste se han de ajustar a los siguientes postulados:

  1. No injuriar a nadie, sea intencional, dolosa o ingenuamente.
  2. No recurrir a la nota fácil, volada o "inflada".
  3. No tergiversar datos para hacer atractiva una información ni destacar aspectos que exacerben el morbo de los lectores.
  4. Evitar todo sentido sensacionalista de la información.
  5. Cuidar que las cabezas o titulares de las notas correspondan con su contenido informativo.
  6. No publicar información de hechos que exploten el morbo (notas de suicidios, amenazas de bomba...), a menos de que sea imprescindible por la relevancia del personaje.
  7. No publicar fotografías de cuerpos sangrientos o de menores de edad detenidos por algún delito.
  8. Cuidar de no afectar a personas o instituciones que no tengan responsabilidad directa en los hechos.
  9. No publicar el domicilio o el número telefónico de víctimas de robos o hechos de tránsito.
  10. No mencionar nombres de negocios o empresas en donde haya ocurrido un hecho de sangre, a menos de que sea estrictamente necesario y usado sólo como referencia.
  11. En cuanto al área de Circulación, tiene la obligación de que el voceo se realice con objetividad, para que la noticia no se tergiverse ni se exagere.
 
Conceptos clave: credibilidad, objetividad e imparcialidad


Una de las preocupaciones cotidianas y fundamentales de un periódico debe ser la credibilidad. Para no minarla, debemos cuidarnos de no generar imprecisiones informativas o de redacción, que den pie a reiteradas aclaraciones por parte de los lectores.

A fin de incrementar la credibilidad de nuestros lectores, el reportero de Noroeste es responsable de la exposición objetiva e imparcial de la información, para lo que emprenderá las siguientes acciones:

  1. Comprobar la veracidad de cada uno de los datos que ha obtenido, antes de integrarlos a su nota. Para ello, debe confrontarlos con documentos y cruzarlos con declaraciones de personas involucradas, eliminando toda imprecisión.
  2. Aplicar la duda como sistema de trabajo, tanto en lo que le dicen o informan, como en la posible intención del informante, de modo que no sea manipulado o usado.
  3. No publicar ninguna información que carezca de sustento (testimonios, documentos o grabaciones).
  4. Omitir todo tipo de juicios en las notas redactadas y evitar tomar partido con respecto a los hechos, a la fuente o al sujeto de la información.
  5. Desprenderse de sus gustos e intereses personales, políticos, religiosos o ideológicos, al obtener, analizar, jerarquizar, redactar y publicar la información.
  6. Redactar los hechos evitando el uso de calificativos que podrían sugerir una opinión o postura personal.
  7. Garantizar imparcialidad en la redacción de la nota, a través de la presentación de distintas versiones del suceso, ángulos informativos y opiniones sobre el mismo.
 
La independencia del criterio


Las empresas editoras de Noroeste y todos sus integrantes nos comprometemos a mantenernos independientes -económica y editorialmente- de intereses particulares, de Gobierno o de grupo.

Mantenemos y mantendremos siempre como principio rector de nuestro trabajo periodístico la verdad al servicio del hombre y del bien común de la sociedad.

Ningún periodista de la empresa puede militar activamente en algún partido político, de modo que comprometa o ponga en tela de duda la independencia de Noroeste. Tampoco puede pertenecer a otras empresas o desempeñar trabajos que se contrapongan a este principio de independencia.

 
Código de ética información y publicidad

Los reporteros y los editores de Noroeste no realizan ninguna transacción, de manera directa, para la compra o venta de espacio publicitario. Sin embargo, sí pueden servir de enlace, con cordialidad y respeto, entre su fuente y el área comercial del periódico.

La publicidad política, desplegados, gacetillas o cualquier información pagada publicada en Noroeste, requiere de identificación clara y rápida para los lectores, a fin de evitar confusiones que pongan en riesgo la credibilidad del periódico.

Por lo tanto, Noroeste le dará siempre el siguiente tratamiento:

  1. La encerrará en un marco.
  2. Utilizará tipografía diferente del resto de la información.
  3. Le insertará al final del texto la frase "Inserción pagada" o la abreviatura I.P.
  4. Se incluirá en los desplegados el nombre del responsable de la publicación. Como prevención a posibles reclamaciones, el Departamento de Publicidad conservará todos los datos de identificación de la persona que firme como responsable.
  5. Es política de Noroeste no vender su primera plana. La empresa es totalmente responsable de la información que se publica en ella.
  6. La compra de publicidad no significa un compromiso editorial de Noroeste con el anunciante.
 
Lealtad a Noroeste

En Noroeste estamos comprometidos con el ejercicio de un periodismo profesional, honesto, veraz, objetivo, independiente y plural.

Por ello, sólo pueden ser parte del equipo de trabajo de la empresa quienes están convencidos de su proyecto periodístico, de sus ideales, de su objetivo y de su estilo.

Esto implica asumir un sentido de lealtad hacia el periódico y una constante defensa de lo que somos, dentro de un ámbito de respeto hacia otros medios.

Quien pertenece a Noroeste debe ser fiel a la empresa en todos los órdenes, sin menoscabo de sus convicciones y sus derechos como persona y como trabajador.

Conducta dentro y fuera de la empresa

El personal de Noroeste debe tener siempre en mente que representa a la casa editorial, por lo que se compromete a lo siguiente:

  1. Acatar lo establecido en este Código de Ética.
  2. Comportarse como un profesional en dondequiera que se encuentre, pues representa a Noroeste de tiempo completo, y a través de su conducta se juzga la de la empresa.
  3. No aprovechar su condición de empleado de esta casa editorial para obtener favores o beneficios propios o de terceros.
  4. Utilizar la credencial de Noroeste sólo como un medio de identificación que facilita su trabajo profesional.
  5. Cumplir con los reglamentos internos de la empresa.
  6. Tener una excelente conducta y presentación durante el desempeño de su trabajo.
  7. Mantener una relación de estrecha colaboración con el personal de las otras empresas del grupo, y aprovechar nuestra fuerza estatal en beneficio de nuestros lectores.
 
Empleos adicionales


El reportero de Noroeste no debe ejercer trabajos adicionales que sean incompatibles con su labor periodística en Noroeste. Esta premisa aplica en los siguientes tres casos:

  1. Que la empresa en la que pretende laborar sea competencia directa o indirecta de Noroeste
  2. Que el trabajo que pretende desempeñar genere un conflicto de intereses para el reportero mismo o para el periódico
  3. Que la naturaleza del trabajo ponga en entredicho la credibilidad del reportero o de la empresa.
 
Sanciones

Por tanto, la empresa no puede tolerar ningún tipo de deshonestidad, y ejercerá sanciones sobre quien cometa errores serios o actitudes dolosas o negligentes.

En caso de sospecha o comprobación de algún acto deshonesto o ilícito por parte del reportero, la empresa ejercerá su derecho a prescindir de sus servicios.

 
Manejo de situaciones éticas difíciles


Ética periodística -y éste no es la excepción- establecen principios generales sobre el comportamiento esperado y deseado en su gente; sin embargo, no prevén una gran cantidad de casos o situaciones a las que se enfrenta día a día el reportero. Se trata de situaciones en las que su actuación no puede depender solamente de escoger lo que el Código de Ética marca como correcto.

En el caso del manejo de cuestiones éticas difíciles, tres son los principios que deben acatarse en Noroeste, y que corresponden a los que acertadamente ecomiendan la Sociedad de Periodistas Profesionales y la Sociedad Interamericana de Prensa:

  1. Buscar la verdad e informar de ella con tanta amplitud como sea posible.
  2. Actuar independientemente.
  3. Procurar causar el menor daño posible.

Manejo periodistico de los secuestros

Para Noroeste, la publicación de una nota informativa sobre algún secuestro, así como su respectivo seguimiento, es considerada una situación ética y periodística sumamente delicada y difícil. Por esta razón le dedicamos un apartado especial en el Código de Ética.

En principio, las noticias sobre secuestros de personas serán publicadas en todos los casos, siempre y cuando se tenga la certeza del hecho. En estos casos, el reportero debe observar las siguientes acciones:

  1. Evitar dar a conocer en la nota datos sobre el patrimonio de la víctima.
  2. No incluir términos como "acaudalado" u otro sinónimo que podrían despertar aún más la codicia de los secuestradores.
  3. No publicar información acerca del curso de las investigaciones, para no propiciar la fuga de los delincuentes, alertarlos o predisponerlos en contra de su víctima.
  4. Buscar la solidaridad social hacia las víctimas y sus familias.

Creemos que al hacerse de interés público un secuestro, se genera presión hacia la autoridad a fin de que cumpla con sus obligaciones. De otro modo, el silencio fomenta la impunidad de los delincuentes y la pasividad de las autoridades responsables de la seguridad ciudadana.

Además, sostenemos que el publicar la noticia de un secuestro no pone en riesgo al secuestrado, pues éste ya está en riesgo desde que ha caído en manos de delincuentes.

 
Decálogo de Noroeste

Todo individuo que se precia de ser periodista tiene la obligación de mantener los más altos estándares éticos y profesionales.

El ejercicio de su labor lleva implícito el interés de proteger la credibilidad y la integridad del periódico para el que trabaja.

El siguiente Decálogo se compone de las "reglas de oro" que establecen dichos estándares éticos, y están encaminadas a proteger tanto los derechos del individuo como el derecho de la sociedad de conocer la verdad sobre cualquier suceso.

Los 10 compromisos

  1. Ser honestos e independientes –económica y editorialmente-- de intereses particulares, de Gobierno o de grupo.
  2. Exponer los hechos y opiniones de interés público con exactitud, veracidad, plenitud, justicia, y oportunidad.
  3. Publicar información positiva y útil a la comunidad para contribuir con ello a que ésta y sus individuos tomen mejores decisiones.
  4. Evitar todo tipo de discriminación, sea ésta cualquier estereotipo racial, étnico o sexual.
  5. Respetar los derechos humanos de las personas, así como fomentar la cultura del respeto a la legalidad.
  6. Difundir información que el público tenga derecho a conocer, con un compromiso permanente de buscar la verdad, conscientes de que donde existe controversia, rara vez hay acuerdo sobre lo que es verdad.
  7. Publicar las diferentes versiones en torno a un suceso.
  8. Garantizar el acceso al periódico a las voces de los diferentes sectores sociales y corrientes de pensamiento, y ser la voz de quienes no la tienen.
  9. Asumir, en toda denuncia, que quien acusa tiene la obligación de probar lo que dice, y presumir que las personas acusadas son inocentes, mientras no se pruebe lo contrario.
  10. Aclarar o rectificar cuando se cometa un error informativo y garantizar el derecho de réplica, así como diferenciar de una manera identificable, qué material publicado es editorial y cuál es publicitario o pagado.
 
Acerca de la edición


Revisión idiomatica
Lic. Diana Guardiola, M.H.

Revisión de contenido
Ana Azurmendi
Profesora de Derecho de la Información de la Universidad de Navarra, Catedrática UNESCO de Telecomunicaciones y Sociedad de la Universidad Iberoamericana

Editora
Paulina Magdaleno

Coordinación general
Pedro Cámara

EJE Comunicación
eje@ejecomunicacion.com

Editado por Integración Operativa del Noroeste, S.A. de C.V.
Derechos de Autor en trámite
Primera edición
Septiembre de 2002

 
Despejado
Temperatura
Actual: 25º
 Máx.: 25º
 Mín.: 15º
S O N D E O
Ante los hechos de violencia en México y en Sinaloa, ¿cómo reclama más seguridad?
Decide protestar
Decide proponer
Decide quedar callado
O P I N A  / /  S A L U D 
Para mejorar los servicios de Salud en Sinaloa, el Gobierno busca poner en garantía parte de los recursos federales que recibe. ¿Cree usted que esa es la decisión más viable para financiar nuevos hospitales?
 
LO MÁS...
LEIDO
VISTO
COMENTADO
MOSTRAR :
LO MÁS RECIENTE
LO DE SIEMPRE
T U   H O R Ó S C O P O
 
 
O P I N I Ó N
SIGO CREYENDO EN LAS MUJERES
Joel Díaz Fonseca
TROPOS
Adrián García Cortés
BRECHA
Antonio Quevedo Susunaga
SE SOLICITAN HOJALATEROS
Pablo Ayala Enríquez
ETHOS
Rodolfo Díaz Fonseca
EN POCAS PALABRAS
Silvia Elena Coronel Lizárraga
 
O P I N A  / /  S A L U D 
Para mejorar los servicios de Salud en Sinaloa, el Gobierno busca poner en garantía parte de los recursos federales que recibe. ¿Cree usted que esa es la decisión más viable para financiar nuevos hospitales?
 
C A R T O N E S
 
Todos los derechos reservados. Editorial Noroeste, S.A. de C.V.
Generada en: 0.12219 segundos